17 de marzo de 2011

Quiero que hoy me digas, que esta noche eres solo mio.

Si no aguantas ven por mí y hazme sudar. Enterremos nos bajo las sábanas y no permitas que mi respiración se mantenga constante en toda la noche. Desabrocha me uno a uno los botones de mi camisa nueva y quita me las bragas con los dientes. Come me con los ojos, con los labios y con las manos. Hagamos de esta noche una pesadilla inolvidable.



Quizá seas tú, quizá el control 
quizá el fruto de un revolcón
Quizá lo perro que te vuelves por la noche.

2 comentarios:

  1. Sigo aquí, leyendo cada una de tus entradas y disfrutando con ellas.
    Te.lo.veo.

    ResponderEliminar